publicidad

publicidad

La terrible crisis que afrontan 226 extrabajadores del Cerrejón

Desconcertados quedaron 226 extrabajadores del Cerrejón que fueron despedidos el pasado 23 de febrero, un despido que dejó a muchos en una posición socioeconómica difícil y con patologías médicas delicadas.

Estos extrabajadores del Cerrejón afirman que vulneraron sus derechos al momento de ser despedidos ‘sin justa causa’, así lo dieron a conocer después de que una firma de abogados externa a la empresa hiciera un análisis de sus casos.

La firma de abogados Chapman & Asociados de la región Caribe, la cual se encargó de llamar a un porcentaje de los trabajadores que fueron despedidos sin brindarles ningún acuerdo, a aquellos que recibieron la llamada, los colocaron en una situación apretada, “en la llamada nos ofrecieron un acuerdo, pero solo nos dieron 2 horas para definir nuestra situación con la empresa y nuestras familias”. Sin embargo, varios no pudieron tomar una decisión en el límite de tiempo establecido, por esta razón fueron despidos.

Sin tener en cuenta al personal que se encuentran con diferentes patologías médicas, por enfermedades que desarrollaron en el sitio de trabajo, fueron los más propensos para el despido, aseguran que sin recibir ninguna indemnización vulnerando su derecho a la salud y a la vida.

Le puede interesar  Día Mundial del Medio Ambiente

“La empresa Cerrejón dice que nos dio una indemnización y lo único que hizo fue liquidarnos según la ley, en ningún momento recibimos indemnización o cualquier otro dinero por sacarnos de la empresa sin justa causa”, expresó una extrabajadora que llevaba 13 años laborando con el Cerrejón y que a demás cuenta con una enfermedad base que se generó durante su labor en la empresa.

“En marzo del 2020 nos mandaron para la casa por lo del Covid-19, cuando empezaron a llamar para ir a laborar nuevamente a mí me llamó Cerrejón de División Médica para decirme que yo tengo leucopenia y anemia, ese diagnostico me lo dio el médico del Cerrejón y me dijo que no me podía presentar a trabajar, porque yo era vulnerable para la empresa, que tenía que realizar unos exámenes”, indicó.

Pese a la situación, Cerrejón continúa llamándola para empezar a trabajar, aunque presentaba la certificación médica, la cual indicaba que podía laborar, pero si se contagiaba con el virus Covid-19 podría morir por su estado de deficiencia inmunológica.

“Un médico, un hematólogo y un especialista, me dicen que no puedo trabajar presencial porque puedo ¡morir!, porque tengo las defensas bajas, ¿Por qué la empresa al ver esta patología ni si quiera me tuvo en cuenta para colocarme a trabajar desde la casa? Cuando hay muchos compañeros en la mina que trabajan desde su casa”, indicó la mujer, quien además añadió, “yo y mi esposo éramos el sustento de nuestra familia, él también laboraba en el Cerrejón y fue despedido, el sufre de apnea del sueño, hipertrofia de cornete, sinusitis y rinitis crónica, no puede utilizar la mascarilla por tiempo prolongado”.

Son uno de los 226 extrabajadores despedidos del Cerrejón que tiene problemas de salud, y que fueron despedidos sin ninguna indemnización, ni sustento. Hoy piden que se escuchen sus historias, las condiciones en las que hoy viven y padecen varios desempleados con estado critico de salud y económico.

Le puede interesar  Así buscarán rastrear más rápido los casos de Covid-19 en el Cesar

publicidad

publicidad