publicidad

publicidad

‘Las cortinas de humo’ del Gobierno Uribe – Duque

Al parecer, las ‘cortinas de humo’ enviadas por el presidente, perdón por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, a los medios de comunicación alineados al Gobierno, no han sido suficientes para tapar el desastre causado por la inoperancia de su pupilo Iván Duque Márquez, quien es el presidente de Colombia en el papel, pero quien no mueve un dedo sin que, el que siempre ha dado las órdenes en este país, lo autorice. El desespero es tal, que Álvaro Uribe Vélez para frenar al pueblo que abrió los ojos y que decidió dejar de tragar entero, no descansa en la red social Twitter y es el vocero número uno del Gobierno, él antes que Duque Márquez, hace los anuncios y medidas que se piensan adoptar.

La primera ‘cortina de humo’, que dicen salió del Ubérrimo, y no fue precisamente la caída de la reforma tributaria sino la salida de Alberto Carrasquilla del ministerio de Hacienda, buscaba sacar al tipo que generaba resistencia y colocar a uno más agraciado como lo es el actual ministro José Manuel Restrepo, pero ni Wikipedia les cree dicho cambio, pues aun en esta página el ministro es Carrasquilla. Como dicha distracción no fue suficiente y en los medios televisivos nacionales ni con la entrevista en la revista del estado (Revista Semana), se vieron obligados a seguir tirando cortinas. Una segunda cortina, también dicen que salió del Ubérrimo, pero esta con más molestia de partido (Centro Democrático), allí una voz le gritó a Duque, ¡Vaya a Cali!, eso fue como a las 10 de la noche, y aunque el presidente había dicho que para allá no iba se tragó sus palabras  y  pasada la media noche estaba en dicha ciudad sentado con todos, menos con los de las protestas. Esta visita también mojó los titulares de prensa en televisión, radio y en la revista al servicio del expresidente Álvaro Uribe, pero de nada sirvió, las protestas no las frenaba nadie.

Cuando Álvaro Uribe despertó y se dio cuenta que la visita de Iván Duque a Cali no había servido, volvió nuevamente a ver qué era lo que la gente quería escuchar y se le ‘prendió el bombillo’ y se acordó de las propuestas populistas de Gustavo Petro y dijo ¡con esta sí frenamos a esos vándalos!  Y le dijo a Duque: ¡dígales que les va a dar educación gratis a los estratos 1, 2, 3 pero solo para el próximo semestre! Y fue entonces cuando el que siempre ha dado las órdenes se desataba en Twitter a alardear de sus propuestas, Iván Duque hacía lo propio a través de los medios de comunicación a su servicio; no obstante, dicha cortina tampoco sirvió para nada, pues el país está tan grave que por primera vez en la historia las cortinas de humo no han surtido efecto y por el contrario, han sido tomadas por los organizadores de las marchas como caballito de batalla en contra del Gobierno.

Como con cortinas de humo políticas no se pudo, el gobierno de Álvaro Uribe, a través de Iván Duque, se la quiere jugar con el deporte, fue por eso que la semana pasada se dieron ‘la pela’ para que la Conmebol ratificara a Colombia como sede de la Copa América, luego de estar en tela de juicio por los desmanes en Barranquilla cuando la casa Char, aliado del Gobierno a través de su alcalde Jaime Pumarejo, retara al pueblo con la frase  “aquí se juega o se juega” y efectivamente en Barranquilla se jugó y los partidos le dieron la vuelta al mundo, y no precisamente por el juego como tal, sino por la batalla campal que se vivía a las afueras del estadio y las afectaciones de jugadores y cuerpo técnico de los equipos por los gases lacrimógenos que esparcía la Policía para alejar a los manifestantes que buscaban impedir la realización de los juegos.

El jueves y viernes, las marchas, las protestas, los asesinatos en Cali, el abuso de autoridad,  el paro de camioneros y todo lo que oliera a protestas pasó a un segundo plano en la parrilla de los noticieros y revistas a servicio del Estado, pues la ratificación de Colombia como sede de la Copa América era la cortina de humo más importante; sin embargo, esta fue otra cortina fallida del gobierno de Uribe – Duque.

publicidad

publicidad