publicidad

publicidad

Les han fallado a los carromuleros con la reconversión laboral

A las afueras de la Alcaldía de Valledupar, los carromuleros con sus fieles animales protestan a pleno sol en la mañana de este 12 de febrero exigiéndole al gobierno local que mejore sus condiciones laborales y que le cumpla a estas familias con la llamada reconversión laboral.

La Asociación de Carromuleros de Valledupar, Asocar, manifiesta que la gobernación del Cesar y la Alcaldía de Valledupar los tienen en el olvido, no han reconocido los derechos de más de 300 familias de diferentes sectores de la ciudad que se dedican a esta actividad hace más de 14 años, entre ellos personas de avanzada edad, discapacitados y madres cabeza de familia con sus hijos; esta población se siente engañada con esas promesas de los últimos gobiernos que quedan en el papel.

“Desde el coronavirus no hacemos ni para comer, a la gente les da miedo darnos un trabajo, no hay donde botar las basuras, y la policía todo el tiempo nos ‘resuella en el pescuezo’, nos duele llegar a casa y decirles a nuestros hijos que no ganamos nada”, así lo expresa Luz Nelia Quintero, inconforme con la situación.

¿Qué ha pasado con esta situación?

En mayo de 2017, empezó la reconversión laboral de carromuleros con la entrega de 27 motocarro, esta era la primera fase del proceso de reconversión socio laboral de la población carromulera del municipio. Estas personas entregaron los vehículos de tracción animal y recibieron un motocarro con Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), ellos de bolsillo propio sacaron su licencia de conducción y fueron capacitados para el uso adecuado del nuevo vehículo.

En 2018, 2019, 2020, y ahora en 2021, ha sido el tiempo de la dulce espera, los carromuleros han salido a las calles para protestar por la lentitud del proceso e incumpliento de la segunda y tercera etapa de la llamada reconversión socio-laboral, de no tener un motocarro en sus manos sólo piden al gobierno un trabajo más formal que les garantice el sustento diario. En total, con ‘Tuto Huía’ sólo fueron beneficiados 27 personas de aproximadamente 400 que se dedican a esta actividad.

Los carromuleros ilusionados, esperando el cambio en sus vidas con estos proyectos, se endeudaron y sacaron créditos Brilla con Gases del Caribe para tener esa platica de la licencia de conducción, muchas de estas licencias se vencieron y la deuda se esta pagando con lo poco que produce el caballo. ‘Ya nos cansamos’ es la frase de este gremio ante esta problemática heredada que ha pasado por varios gobiernos y ninguno ha sacado un as bajo la manga con soluciones contundentes.

«Aquí vamos a estar hasta que el gobierno local nos escuche y se comprometa con nuestras necesidades», indica la comunidad carromulera de Valledupar.

Hoy, los carromuleros de Valledupar le tocan la puerta al gobierno del Mello Castro en busca de una solución inmediata y definitiva a esta problemática, piden compromiso y acciones en beneficio de su calidad de vida y oportunidades labores.

publicidad

publicidad