publicidad

publicidad

Los peores alcaldes del Cesar

Los siguientes mandatarios del Cesar en los nueve meses que llevan en el poder han sido protagonistas no por sus acciones positivas al frente del gobierno, sino por sus escándalos y descaches con sus actuaciones administrativas que les han valido la crítica de sus electores.

Robinsón Manosalva, Aguachica

Robinson Manosalba, Aguachica

No cabe duda que si hay un alcalde que está como el peor del departamento es el de Aguachica, Robinson Manosalva, quien desde el primer día que comenzó a gobernar lo hizo generando odios y disputas.

El estreno de los escándalos del alcalde Robinson Manosalva fue por todo lo alto, el mandatario cuando apenas iba a cumplir su primer mes en el cargo, aseguró que los concejales de la oposición estaban fraguando un atentado para matarlo. Lo hizo a través de un vídeo en Facebook, donde llegó a tal grado de exaltación que además de decir vulgaridades, hizo la seña de ‘pistola con sus manos’

Posterior a ello, y cuando apenas comenzaba abril, y el país tenía varias semanas en cuarentena, a través de las redes sociales comenzaron a rodar vídeos de personas de diferentes barrios de Aguachica que señalaban al alcalde de no entregar mercados a las familias que no había votado por él.

Semanas después, a través de una denuncia pública, hacia finales de abrir, el administrador de empresas Luis Hernando Serna Cardona expuso las irregularidades de algunos contratos ejecutados por el alcalde Robinson Manosalva por más de $700 millones de pesos, para la adquisición de ayudas humanitarias y otros objetos para hacerle frente a la emergencia del Covid-19.

Y aún hay más y tiene que ver con el polémico encuentro que realizó en la vereda de Cerro Redondo, por redes sociales quedó en evidencia como incumplió el toque de queda que él mismo había decretado en el municipio durante 60 horas, como medida preventiva de la pandemia del covid-19. Además de que se agarró con los periodistas locales a quienes ofendió con palabras de fuerte calibre.

Edulfo Villar Estrada, Bosconia

Edulfo Villar Estrada, Bosconia

En este listado tampoco se podía quedar por fuera el alcalde de Bosconia, Edulfo Villar, quien resultó ser un paquete chileno para su población, puesto que prometió gobernar diferente y resultó ser más de lo mismo, el típico político que una vez en el poder se preocupa más por responder a sus padrinos políticos en vez de generar bienestar a su pueblo.

Pero comencemos por su poca reacción para enfrentar el Covid-19, en Bosconia no hay autoridad mientras los casos positivos van en aumento, en el hospital San Juan Bosco los trabajadores se quejan por la falta de elementos de protección, situación que ya cobró la vida de uno de los funcionarios, y poco ha hecho frente inmediato al eterno problema de Bosconia, la falta de agua potable que ni en carrotanques ha distribuido.

Villar Estrada dijo que no tenía padrinos políticos, esos que tanto crítico en su campaña; sin embargo, fue cuestión de tiempo para que se supiera quienes fueron sus aportantes y a quienes responde.

Como ya se ha dicho, este polémico alcalde contó con padrinos políticos, uno de ellos fue su exjefe con el que trabajó como asesor jurídico de la alcaldía de La Jagua del Pilar, en La Guajira, durante el gobierno de José Amiro Morón, aseguran que fue el mayor aportante de su campaña. Además, ya tiene una lista de contratistas con los que espera ejecutar los contratos más jugosos en los años venideros.

En materia contractual también ha tenido escándalos, dentro de los cuales aparecen tres de mínima cuantía, dos de ellos para la compra de computadores para la alcaldía, otro para arreglar canales de aguas lluvias y uno por más de 160 millones para entregárselos a Empobosconia para trabajos en el acueducto, este último generó enormes críticas entre los habitantes de esa población que se quejan porque duran 10 y hasta 15 días sin el servicio de agua.

Henry Chacón, Curumaní

Henry Chacón, Curumaní

La principal crítica al gobierno que lleva el alcalde Henry Chacón Amaya en el municipio de Curumaní ha sido la inseguridad, toda vez que la delincuencia ha ido en aumento a lo largo de los últimos meses, situación que ha quedado evidenciada en cámaras de seguridad y en los testimonios de la comunidad que ha tenido que ver como la tranquilidad de la población se ha ido por la borda.

De otro lado, la falta de autoridad de Chacón para hacerle frente al Covid-19 es otro de los lunares de su administración, prueba de ello fue la cabalgata con decenas de personas escuchando música, consumiendo licor que se programó y realizó en esa localidad en plena cuarentena.

Lo más paradójico de la situación es que la administración del alcalde Chacón no tenía ni idea de lo acontecido, pese a que había decretado para ese fin de semana con puente festivo el toque de queda nocturno, además del ‘pico y género’. Sin embargo, lo que dejó ver esta situación es que el mandatario decretó estas medidas, pero sin ningún tipo de control ni articulación con la Policía para hacer cumplir sus decretos.

Francisco Meza, El Copey

Francisco Meza, El Copey

El alcalde de El Copey entró desde el primer día queriendo llamar la atención, propio de quien se estrena en un cargo, y pese a que se creyó que sería más para bien que para mal, su forma de ser autoritaria lo tienen como un ogro ante la mayoría de los habitantes de su municipio.

La primera ‘mojada de prensa’ de Meza fue comenzando la pandemia, cuando se difundió un video donde se le veía al mandatario discutiendo con un grupo de ciudadanos que le pedían mercados, la forma tosca y poco sensible en la que el mandatario respondía no lo dejaron bien parado. Dicho vídeo se regó como pólvora en carnaval en redes sociales por lo que las críticas no solo le llegaron de parte de sus electores, sino también de diversas partes del país.

Cuando por fin se decidió a entregar mercados, sus detractores políticos denunciaron presuntas irregularidades en el proceso, que tendrían que ver con la ración del programa de alimentación que se entrega a los adultos mayores, eran 1.500 para igual número de mercados. La idea era que durante la época de cuarentena el mercado no sólo sirviera para el adulto mayor sino para quienes los cuidan. Sin embargo, para quienes vieron los mercados estos no eran lo que deberían ser.

“La administración contrató una Fundación para la compra y entrega de los mercados, dentro de lo que ellos debían entregar, que está especificado en el contrato, pero lo que entregaron no encaja, es decir no dieron lo que correspondía lo que es”, aseguró en su momento una de las voces del municipio.

Luis Hernando Lascarro Tafur, Tamalameque

Luis Hernando Lascarro Tafur, Tamalameque

Dos contratos que suman más de mil millones de pesos llevan a que el alcalde de Tamalameque, Luis Hernando Lascarro Tafur, a ingresar a este deshonroso lugar entre los peores alcaldes del Cesar, para la comunidad, y principalmente sus opositores, no se justifica las inversiones que se quieren hacer en medio de una pandemia, puesto que dichos recursos podrían ser utilizados para hacerle frente a los estragos que ha provocado el Covid-19 en la localidad. Mientras tanto, el alcalde sólo ve cómo su nombre está en la picota pública y guarda silencio.

Además de ello, el alcalde ha tenido dificultades de salud que le han impedido estar completamente al tanto de su administración.

Los ni fu ni fa

 

En la mitad de los alcaldes buenos y malos están los mandatarios del Cesar que les falta el centavo para el peso. Deambulan por el estrecho filo de caer a la fosa de los malos, pero también tienen la opción de mejorar y subirse al podio de los mejores.

 

publicidad

publicidad