publicidad

publicidad

NIÑOS FRENTE AL ENCIERRO EN LA PANDEMIA

Por Alcira Corzo.

A medida que la crisis del coronavirus continua, los padres están teniendo dificultades para mantener a los niños en un encierro forzoso y sin plazo determinado. Quienes más sufren esta situación sin duda son los niños, sin poder ir al colegio, ni salir a la calle a jugar, mientras sus padres intentan entretenerlos.

Los niños lloran por muchas razones. El llanto es una respuesta emocional a una experiencia o situación de sufrimiento “Encerramiento “. Una cosa son los niños y otra los adolescentes; los niños pequeños están diciendo que quieren regresar al colegio, lo añoran mucho y les hace mucha falta, han perdido sus lugares habituales, sus encuentros presenciales con sus abuelos, el ritmo se rompió, lloran con frecuencia, ya que no pueden ir a un parque para correr, para andar en bicicleta o patear la pelota; el enojo y los berrinches son manifestaciones del encierro.

Le puede interesar  LA PANDEMIA PUEDE SER ESTRESANTE

En cambio, los adolescentes, están relajados, contentos, tranquilos de que no los están molestando con la presión escolar, hacen lo que quieren y se han acomodado mejor a la situación, ellos están en un mundo virtual.

La comunicación puede ayudar a los niños a sentirse menos solos y a calmar parte del estrés que provoca estar lejos de sus compañeritos; la tecnología puede ayudar a los pequeños permitiendo que los niños usen las redes sociales dentro de lo razonable para mantenerse en contacto con sus abuelos, familiares compañerito y amigos comunicándose por video llamadas.

Los niños sobre todo los de 3 y 7 años les cuesta distinguir realidad y fantasía, piensan que el virus esta fuera, que van a salir y van a estar en peligro. Hay que adaptar la información de acuerdo a la edad. Si el niño nos pregunta no ir más allá de la información.

Le puede interesar  LA PANDEMIA PUEDE SER ESTRESANTE

Este es un momento en el que los padres deben ser mas padres que nunca, acompañamiento en todo momento y hay un cambio superior; los padres no están preparados, ahora tienen que ejercer de maestros y de cuidadores; hay muchos niños que están felices tienen la oportunidad de tener a su mamá y a su papá cerca, de esta manera los padres se dedican a mantener la llama del amor y la convivencia en sus hogares, y eso les da a los niños mucha seguridad

Ante esta situación, impuesta, obligatoria, angustiante, estresante y con múltiples preocupaciones para adultos y chicos, podemos sacar una experiencia para aprender a convivir, para desarrollar la creatividad y encontrarse con uno mismo se hace necesaria la solidaridad y la colaboración, particularmente con los más vulnerables.

NO PODEMOS OLVIDAR QUE LOS PADRES SON LOS PRIMEROS REFERENTES DE LOS NIÑOS.

 

publicidad

publicidad