publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

Por fin cayó Luchito Peñaloza

Por presuntamente cobrar coimas a contratistas para realizar los pagos de los proyectos civiles que se ejecutan en el municipio, el alcalde de Codazzi, Luis Peñaloza Fuentes fue capturado la mañana del pasado 15 de noviembre por agentes del CTI, en plena vía pública del barrio Los Cortijos en Valledupar.

Sobre las 2 de la tarde se realizaba la audiencia de legalización de captura en el Palacio de Justicia de Valledupar, cuando se procedía a dictar medida de aseguramiento ‘Luchito’ presentó quebrantos de salud.

Según se conoció los delitos a los que el mandatario se enfrenta son consunción y peculado por apropiación, esto tras haber sido denunciado por el contratista Otoniel Ariño Urbina, quien desde junio de este año había presentado las pruebas correspondientes ante la Fiscalía, de cómo el mandatario le solictaba altas sumas de dinero para pagarle cuentas correspondientes a contratos que él ejecutaba.

El mandatario se encontraba en vacaciones desde el pasado 28 de octubre y era solicitado por el gobierno departamental para que respondiera por la suspensión de tres meses emitida por la Procuraduría Provincial de Valledupar por su presunta participación en política, la cual se conoció el mismo día que este tomo su periodo de descanso.

Al cierre de esta edición se llevaba  a cabo la audiencia de legalización de captura, por lo que las conclusiones de estas aún no eran conocidas.

La denuncia

Pese a que Luis Peñaloza Fuentes creyó salirse con la suya con el cobro de coimas por parte de contratistas del municipio, cada que él lo requería, uno de ellos terminó siendo su tormento y el autor de que el mandatario hoy está en la mira de Fiscalía.

Otoniel Ariño Urbina logró ser el contratista de dos importantes obras del municipio, como lo son: el contrato OP-002-2015, de fecha 22 de abril de 2015, cuyo objeto fue la remodelación y construcción del centro cultural polivalente, por valor inicial de $2.500 millones, contrato que tuvo una adición posterior de $500 millones, y el contrato número OP-010-2015 para la adecuación y construcción del parque del barrio Martínez Barbosa, por valor de $2.239 millones, a través de un consorcio integrado por él y por Nurys del Socorro Gil Quintero, proyectos que se ganó en el año 2015 siendo Efraín Quintero Mendoza el alcalde; sin embargo, en el año 2017, las obras fueron suspendidas, esto por un término de dos años.

Según Ariño Urbina, el terminó en negocios con el alcalde Peñaloza porque para ese entonces él aún tenía mil millones de pesos en Hacienda y las obras iban en marcha, y pese a que el burgomaestre le habría pedido el 15% de dicho monto, acordaron el 10, es decir cien millones de pesos, suma que terminó duplicándose. Dinero que el contratista le dio al hermano del alcalde, José Luis Peñaloza, pero ‘Luchito’ no se calmó, sino que siguió pidiéndole, en una segunda oportunidad le dio 40 millones de pesos, después solicitó otros 60, lo peor del caso es que para estos pagos el mandatario colocaba a disposición a su gente cercana, como el caso de Bairon Caballero, quien es conocido como uno de sus ‘calanchines’.

Le puede interesar
Luchito Peñaloza habría cacheteado a una joven

Tiempo después, según denunció Ariño Urbina, el alcalde le suspendió las obras por 15 y 25 meses, una por problemas de conexiones eléctricas y la otra porque requería de la adhesión presupuestal de 500 millones de pesos. En esta última según cuenta el contratista, ‘Luchito’ terminó adicionando luego que el Departamento Nacional de Planeación le suspendiera los giros por concepto de regalías, toda vez que la obra de construcción del parque del barrio Martínez Barbosa se debía terminar sí o sí.

De esta adhesión que según se conoció, hizo de un empréstito que le aprobó la corporación, el alcalde le pidió una tajada a Ariño Urbina. “Él me pidió 80 millones de pesos, pero terminamos negociando en 60”, dijo Otoniel Ariño.

Eso fue poco para lo que se presentó después de todo, toda vez que según esta establecido cuando los recursos son de anticipación, estos deben ir a fiducia, pero en este caso el mandatario no quería someterse a esto. “Él me dijo que esos recursos no iban a ir a una fiducia, que me iba a girar directamente pero que le hiciera una cesión de pago a Bairon Caballero para girarnos a los dos”.

Para ese entonces ya el contratista le había dado 200 millones de pesos al alcalde, quien luego le pidió cien millones prestados, este se negó y por ende se ‘reventaron’. “Me contacta el señor Bairon Caballero y me pregunta cómo estaba la situación, yo le dije que necesitaba que me pagara y él me dice que cuanto le ofrezco, yo le dije que no tenía para darle”, cuenta el contratista.

Otoniel Ariño Urbina

La propuesta llegó nuevamente y Ariño Urbina terminó cediendo, teniendo en cuenta que aún le quedaban cien millones de pesos en Hacienda, por lo que terminó reuniéndose con el alcalde y el secretario de Hacienda en el despacho municipal, encuentro en el que el mandatario organizó el pago de los recursos utilizándolo de cuentas que no debía, toda vez que la plata debía salir de los recursos de Regalías,  pero como estaban suspendidos,  ‘Luchito’ propuso hacer un trueque, el cual por supuesto se hizo sin problema alguno. Todo esto quedó grabado en video y fue prueba contundente en el proceso por el que hoy el mandatario se enfrenta a un proceso judicial que podría valerle su libertad.

“Los giros de los recursos de regalías de esa obra estaban suspendidos, entonces él me dice que como estaba necesitando la plata la tomaría de otra fuente y pagaba, y que cuando hicieran el levantamiento la devolvía, y efectivamente así lo hizo”, dijo el contratista.

Conversación entre el alcalde Luis Peñaloza y Otoniel Ariño

Le puede interesar
Suspenden nuevamente a 'Luchito' Peñaloza

En el video que presentó el contratista como prueba en el que el mandatario dice que, “se puede hacer una vuelta ahí… ¿vas a colaborar con la vuelta?… ¿Cómo la hacemos?, organizamos el acta, pero no la pagamos por regalías, sino por otro rubro y cuando levanten la suspensión hacemos el cambio”, dice el alcalde.

Posterior a esto, el alcalde le vuelve a preguntar “¿vamos a hacer la vuelta?, y el contratista le responde sí, ¿qué hay que hacer?, y el alcalde le dice “dame 50 barras ahí. Vienes el lunes para cuadrar una vuelta… y le dice al secretario de Hacienda, proyecta el acta de liquidación, yo te giro los 50 a ti y le haces la vaina a Bairon por los 50”, se le escucha decir al alcalde.

Los pagos se terminaron haciendo el 7 de diciembre, mientras que el 21 de ese mismo mes se levantó la suspensión de los giros de regalías y el 24 fueron devueltos los recursos que se tomaron de otra fuente desde las cuentas de regalías.

Cabe resaltar que, como Otoniel, el señor Alfonso Fragozo también demandó al alcalde, este en la Fiscalía 26 seccional de Codazzi en el año 2016, toda vez que a su llegada como mandatario lo sacó del matadero, donde él tenía contrato. Sin embargo, de esto nada ha ocurrido a la fecha.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad