publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

¿Quién responde por la crisis del Rosario Pumarejo?

Pese a las enormes deudas por cobrar que tiene el Hospital Rosario Pumarejo de López, las directivas del centro médico al parecer no han hecho la gestión adecuada para recaudar los recursos y hoy están sumidos en una crisis financiera, la cual viene desde años atrás y en vez dar pasos hacia una pronta salida, pareciera que con el pasar de las administraciones se hundiera más.

Desde hace varios días, el cuerpo médico, el equipo de enfermería y otros empleados del hospital Rosario Pumarejo de López de Valledupar decidieron suspender sus labores en la institución. Dicen estar cansados del incumplimiento de los pagos de sus salarios por parte de la directiva de esta entidad, por lo que los empleados de la salud decidieron alzarse en protesta con el fin de que el gobierno municipal, departamental y la gerencia del hospital les den una respuesta clara y definitiva sobre este asunto.

Pero pasan los días y no hay una solución a la vista. El hospital viene arrastrando una deuda laboral de varios años que hoy suman entre seis y ocho meses de sueldo a todo el personal, lo que asciende a unos 30 mil millones de pesos. Las EPS le adeudan más de 100 mil millones de pesos, pero el flujo de recursos entre estas y el hospital es muy poco, hay mucho atraso en el pago y todo se ha agravado más con la liquidación de algunas Entidades Prestadoras de Salud.

Cada mes el centro asistencial factura alrededor de los cinco mil millones de pesos, pero solo recibe unos $2.500 millones.

Rafael Zabaleta Romero, médico cirujano oncólogo que labora en este lugar hace 25 años, asegura que se tienen unos inconvenientes crónicos desde hace muchos años. “El hospital ha venido sufriendo de una crisis financiera la cual se pronuncia más en esta época del año cuando la entidad queda sin presupuesto. Cada día viene con un déficit de presupuesto producto de que se le hizo una reestructuración con un convenio de desempeño que no ha funcionado en la institución donde el presupuesto se ve mermado”, expresó.

Según Zabaleta, hace unos siete años atrás con los diferentes gerentes que ha tenido el Rosario, el presupuesto alcanzaba para todos los meses del año con aproximadamente $80 mil millones. “Nos duele que la población más afectada es la vulnerable y la Secretaría de Salud le adeuda más de 15 mil millones que da para pagarnos a nosotros por lo menos tres meses”, acotó.

Por su parte, Juan Carlos Rojas, quien hace parte del área asistencial del Hospital Rosario Pumarejo de López dijo que existen unos vacíos y pide que los entes de control se acerquen y hagan presencia en la institución.

“Ha sido muy difícil la labor que hemos venido desarrollando en el área asistencial; pero no hemos dejado de atender al pueblo cesarense, lo que estamos es exigiendo nuestros derechos. ¿Dónde están los recursos que se han girado durante estos meses?”, precisó.

¿Falta voluntad política?

Le puede interesar
Hospital Rosario Pumarejo en cuidados intensivos
Los congresistas del Cesar liderarán una mesa de trabajo para buscar soluciones con el Gobierno Nacional.

No es nueva la situación que atraviesa hoy el hospital Rosario Pumarejo de López. Desde años atrás es conocido la deuda que tienen con los empleados y ante esto los dirigentes políticos de la región parecen ser sordos, ciegos y mudos.

Para nadie es un secreto cómo está el sector salud en el departamento y aunque en campaña los políticos prometen tantas cosas, a la hora de la verdad no solucionan nada.

A raíz del cese de actividades promovido por los empleados de la entidad, la semana pasada se invitó a los dos senadores y cuatro representantes del Cesar a una reunión para ponerlos en contexto y pedirles que ayuden a gestionar desde el Gobierno Nacional una solución a la crisis.

Es así que el senador José Alfredo Gnecco anunció que próximamente se realizará una mesa de trabajo para buscar soluciones “y así conozcamos la realidad de esta entidad para plantearlas ante el alto gobierno que nos ayuden a solucionar porque las EPS no pagan y hay otras en liquidación que tienen un importante recurso retenido. Además, los recursos que se están adeudando por la atención a la población venezolana”.

Por su parte el senador Didier Lobo Chinchía dijo que esta situación se vive a nivel país e incluso en la parte privada, por lo que los congresistas se reunirán con el orden nacional “para mirar de qué manera nosotros podemos sacar adelante esta problemática que hoy padece el hospital”.

“Se planteó organizar una mesa de trabajo para conocer a fondo la dificultad que se tiene con la fuente embargada y que impide que el gobernador pueda girar unos 10 mil millones de pesos de los 18 mil que le adeuda”, acotó Lobo.

Mientras que el representante Eloy ‘Chichí’ Quintero dijo que se concluyó ir a Bogotá acompañados del director del Hospital Armando Almeira, el secretario de Salud, Jorge Juan Orozco, el gobernador Francisco Ovalle y los cuatro representantes, así como representantes del sector médico y trabajadores para hablar con el Ministro  y superintendente de Salud para buscar una salida al tema del pago de salario “que es muy complejo con todos los problemas que se presentan por la migración de venezolanos que ha aumentado el gasto en salud y ello trae como consecuencia afectaciones en la parte económica”, precisó.

Pero mientras esto sucede, Dilson Caicedo, médico anestesiólogo dijo que los empleados han decidido continuar con el paro porque no hay una propuesta clara.

Le puede interesar
Hospital Rosario Pumarejo en cuidados intensivos

¿Qué dice el gobierno?

El secretario de Salud del Cesar, Jorge Juan Orozco, explicó que se le ha aclarado al gerente del Rosario Pumarejo que la principal fuente de financiación de un centro asistencial público es la venta de servicios del régimen subsidiado. El Hospital factura y mensualmente las EPS le deben pagar a la entidad.

“Como secretaría de Salud, nosotros somos una fuente más de financiación. Nosotros contratamos con el hospital a los pacientes no asegurados y hacemos un convenio que asciende a dos mil millones anuales, le giramos mensual pero no hemos podido hacerlo porque las cuentas están embargadas por demandas laborales. La plata la tenemos, pero no la hemos girado porque la captura el embargo”, afirmó.

El funcionario señaló además que se le gira la plata que envía el Gobierno Nacional por la atención a la población venezolana. “El hospital nos ha facturado entre urgencias y partos unos 15 mil millones de pesos”, recalcó.

Dijo además que es imposible en un mes que queda de gobierno conseguir 35 mil millones para pagar los ocho meses que se le deben.

“En la junta directiva que la preside el gobernador hemos recomendado al gerente de turno, que sea más ágil y diligente al momento de cobrar cartera. No se justifica que hoy el hospital tenga 100 mil millones de pesos en la calle y le entren 2.700 millones de pesos mensuales.  Entendemos que el gerente ha pagado cuentas de otras administraciones anteriores, pero la junta directiva no ha entendido cual es la mecánica de invertir el dinero que se recauda”, concluyó.

De esta manera nadie se hace responsable de la crisis que hoy atraviesa el centro asistencial más importante que tiene la región, la pelotica se la tiran entre todos los actores que tienen que ver con ello, mientras tanto las familias de los empleados son quienes pagan las consecuencias, pues mientras las directivas no les pagan, ellos tienen que buscar la manera de responder por sus obligaciones.

Panorama general

Hospital Rosario Pumarejo

Pero si de crisis hablamos, el sector salud está en UCI no solo en la parte pública, pues son reiterativas las quejas de los trabajadores en algunas clínicas de Valledupar por la falta de pago de sus salarios. La encabeza el grupo Clínica Médicos donde los empleados no pueden ni quejarse porque tienen la amenaza latente de ser despedidos y la Clínica Arenas, donde el personal la semana pasada se declaró en cesa de actividades para llamar la atención de las autoridades de la salud; y ni qué decir del Instituto Departamental de Rehabilitación del Cesar donde ya son 18 meses sin sueldos y escuchando promesas incumplidas por parte del gobierno de Franco Ovalle.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad