publicidad

publicidad

¿Quién responde por los muertos de las marchas?

Nicolás Guerrero, otra víctima del Paro Nacional.

El caso se suma al de otras víctimas que se han presentado durante disturbios, que siguen siendo protagonistas en Cali.
El alcalde Jorge Iván Ospina dijo que Nicolás Guerrero, otro joven que murió en los días de las protestas que se realizan desde el 28 de abril, era hijo de un primo suyo. El joven tenía 22 años.

Nicolás Guerrero, joven que falleció en el Paro Nacional

«Salió en la madrugada y tuvo una herida por arma de fuego en la cabeza. Sí hay halcones de la muerte. Sí hay personas que estimulan que las contradicciones y los conflictos se resuelvan a través del derramamiento de sangre”, afirmó el mandatario.

También indicó que «hay mucho dolor, mucha violencia, muchos jóvenes se han movilizado en estas jornadas».

Ospina señaló, que no ha dado orden a la Policía de disparar contra manifestantes en su derecho a la protesta.
El arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve se pronunció en rechazo a todas las muertes que han ocurrido desde el 28 de abril.

Ese día se iniciaron movilizaciones en contra del proyecto de ley que el presidente Iván Duque había presentado en el Congreso. Ante la situación hubo protestas masivas, muchas de ellas pacíficas, pero en otras hubo vandalismo en Cali, que dejaron 66 buses del MIO con daños, de los cuales 16 fueron incinerados y su pérdida fue total.

Le puede interesar  Taxistas de Valledupar rechazan la movilidad compartida

En la noche del domingo 2 de mayo hubo alteraciones del orden público en una zona del barrio Siete de Agosto, en el nororiente de la capital del Valle del Cauca.

Así mismo, miembros de la comunidad señalaron que hubo disturbios en este barrio con disparos y que el joven fue llevado herido a un hospital.

Sin embargo, de acuerdo con los videos y como lo indicaron fuentes en la Alcaldía de Cali, el joven murió. Su fallecimiento causó indignación entre la comunidad.

Algunos ciudadanos manifestaron que el joven habría muerto por presunta extralimitación de miembros del Escuadrón Antidisturbios de la Policía (Esmad).

Hasta ahora no hay un pronunciamiento oficial de la Alcaldía o de la Policía sobre la muerte de Nicolás Guerrero, que se suma al listado de ocho personas que han muerto por disparos desde el pasado 28 de abril, cuando se iniciaron las movilizaciones y protestas contra la iniciativa del Gobierno sobre la reforma tributaria.

Este lunes, el alcalde Jorge Iván Ospina convocó a un día cívico con una movilización pacífica desde el oriente hasta el centro caleño.

El director del Observatorio de Realidades Sociales de Cali, Rubén Darío Gómez, al referirse a toda esta situación desde el pasado 28 de abril, señaló: «Hay muchísimas tensiones también por cuenta de lo que estamos viviendo en confinamiento, la afectación económica, y hay un desborde social y ciudadano que es muy difícil de controlar, pero también hacia donde han orientado las fuerzas de seguridad ha sido hacia los manifestantes y han descuidado centros estratégicos, lugares importantes para proteger el bien público. En ese descuido, los vándalos han aprovechado las dinámicas de más de delincuencia, porque la Fuerza Pública está concentrada en los manifestantes pasivos».

Y anotó: «En ese contexto, el llamado muy puntual a las autoridades es que diferencien muy bien una protesta legítima y pacífica de unos actos criminales y vandálicos. Creo que allí está el asunto y no se pueden dejar llevar por una lógica del plomo y de la represión que se dio en varios barrios de Cali».

El investigador Gómez, al referirse a lo ocurrido en Cali durante el paro nacional, dijo en su cuenta de Twitter: “Protesta, gases y disparos en toda la ciudad son insostenibles». Les solicitó al Gobierno Nacional y al presidente Iván Duque que “rectifiquen”. Considera que “se pone en riesgo la juventud y se profundiza el conflicto».

Le puede interesar  El mensaje que Juan Manuel Santo le mandó a Iván Duque

publicidad

publicidad