publicidad

publicidad

¿Quienes y por qué quemaron el Palacio de Justicia de Tuluá?

En la noche del martes 25 de mayo las autoridades reportaron la quema del Palacio de Justicia ubicado en el centro de Tuluá, municipio del Valle del Cauca; delincuentes atacaron la institución judicial, lo que terminó en un fuerte incendio que consumió gran parte de la edificación.

Graves alteraciones en el orden público se registraron en Tuluá el 25 de mayo, las manifestaciones terminaron en actos vandálicos. La afectación más grave se registró siendo las 7:30 p.m., cuando las instalaciones del Palacio de Justicia empezaron a verse afectadas por cuenta de un voraz incendio, que se extendió rápidamente y a las 8:00 p.m. ya se declaró la emergencia.

El Cuerpo de Bomberos de Tuluá no pudo brindar atención oportuna, los manifestantes en medio de enfrentamientos con Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, impedían el paso de este personal de emergencia.

Le puede interesar  Anuncian nuevo paro nacional para el próximo 26 de agosto

Pasadas las 6 de la tarde de este día, Tuluá se convirtió en una ciudad vandalizada y destruida, registran semáforos destrozados, establecimientos comerciales atacados, entidades bancarias y la sede de la Alcaldía cerca al sector de la Plaza Cívica Boyacá.

Ministro de Justicia se pronunció al respecto y asegura que no se trata de vandalismo sino de un acto de terrorismo. La Procuraduría General de la Nación rechaza los actos criminales, “Nada justifica la violencia, atentar contra la propiedad pública y poner en riesgo vidas humanas”; luego de las llamas quedará una gran pérdida del archivo judicial, material probatorio y expedientes de la comunidad de esta región.

Le puede interesar  Suspenden el decreto de asistencia militar para enfrentar las manifestaciones

Este hecho evoca a uno de los momentos más oscuros de nuestra historia como fue la destrucción de las instituciones en los años 80, aquel 6 de noviembre de 1985 cuando guerrilleros del grupo M-19 se tomaron el Palacio de Justicia en Bogotá.

publicidad

publicidad