publicidad

publicidad

¿RESPONSABILIDAD DEL ESTADO CHINO?

Desde la Ley de las XII Tablas y la Ley Aquilia en el Derecho Romano, quien causa un daño a otra persona debe haber reparación en favor de la víctima, sea por parte de una persona particular o un Estado. Es el caso de China con su coronavirus. Todo indica que salió del Centro de cultivo de virus en el laboratorio de Wuhan, para convertirse en la pandemia que tiene azotado al mundo.

Las pandemias no son nuevas. Hace 2000 años hubo la Peste Antonina que mató a 5 millones de personas, en el siglo V tenemos la Plaga de Justiniano que causó la muerte a 30 millones de habitantes, la Peste Negra en 1347 con 200 millones de muertos, la viruela en 1520 con 56 millones, la gripe española en 1919 con 40 millones de muertos, el Sida con 25 millones, el Sars con 700.000, la gripa porcina con 200.000 y el Ébola en el 2014 con 11.000 víctimas fatales.

Le puede interesar  LA ESPADA DEL CONTRALOR

Lo relevante de esta situación es que casi todas estas pandemias tienen su origen en animales (ratas, murciélagos, cerdos, vacas, gorilas, camellos, entre otros), y en un 90% provienen del Asia, y particularmente de la China, pues los chinos se comen todo lo que se mueva: culebras, sapos, perros, murciélagos, excepto burros porque tienen las orejas grandes, sin importar sus consecuencias sanitarias.

El problema del Covid-19 no es tanto biológico sino político, de alto poder político, y los muertos que van hasta ahora (abril 20/20) de 165.000 víctimas es lo de menos, si se compara con las pandemias que ha azotado a la tierra. Lo grave es el impacto económico del mundo especialmente en países desarrollados como los EE. UU, Unión Europea, entre otros, y los que estamos saliendo del barro.

Le puede interesar  ¿CONFINAMIENTO CON HAMBRE?

En este contexto, si el Covid-19 fue un accidente o la manipulación irresponsable de un arma biológica, alguien tiene que responder por los daños causados a la humanidad, peor que la Gran Depresión de 1929, como desempleo espantoso, desigualdad social, hambruna, miseria, inseguridad y violencia a todos los niveles. Nos llevó el diablo.

Ante esta situación existe la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya donde los países pueden acudir en busca de justicia para lograr

una indemnización pecuniaria.

Mientras tanto, caben sanciones morales y económicas y el veto de los productos que vengan de la China.

Por: Francisco Cuello Duarte

publicidad

publicidad