publicidad

publicidad

¡S.O. S! No hay quien proteja los corregimientos de Valledupar de la inseguridad

En época de pandemia, algunos corregimientos y veredas de Valledupar están siendo objeto de hurtos en los colegios, negocios y viviendas. Según inspectores y presidentes de Juntas de Acción Comunal, en el territorio no cuentan con suficientes agentes de la Policía que garanticen la seguridad.

Durante la emergencia sanitaria, la ola de atracos y hurtos se ha focalizado en veredas y corregimientos de Valledupar. Este es el caso de Los Venados, donde sólo cuentan con la presencia de diez Policías, tres de los cuales son auxiliares, un secretario y los seis restantes cubren otros corregimientos como El Perro, Guaymaral, Caracolí y algunas veredas cercanas. Esta cantidad de agentes no son suficientes para garantizar la seguridad en la zona.

Semanario La Calle dialogó con el Inspector de Policía de Los Venados, Karín Quintero, quien se refirió a la preocupación que existe en el lugar por la inseguridad. Además, comentó que han hecho peticiones a la administración del alcalde Mello Castro, pero este no ha prestado atención al llamado que le están haciendo.

“Estamos preocupados por esta situación, la seguridad hay que organizarla bien. La Policía tiene que estar allá en la vía, deben hacerles la subestación en la vía porque ellos están en el perímetro urbano del pueblo y en los puntos críticos se les podría ayudar con cámaras de seguridad. Este es un corregimiento bastante intenso. Hace falta dotación de herramientas, desde hace mucho estamos solicitando un vehículo y hasta el momento no hemos recibido repuesta. Pienso que debemos organizarlo, la misma comunidad debe estar unida para que salgamos adelante”, dijo Quintero.

Luis Enrique Galvis, secretario de Gobierno Valledupar

 

El hurto en los colegios se ha vuelto el común denominador en las zonas corregimentales. En Los Venados robaron algunos elementos de la única institución educativa del sitio. “El colegio está abandonado y hay que replantearlo. Se han robado dos transformadores y ocho luminarias de la cancha sintética Restrepo Córdoba, unos baños y unos orinales del mismo colegio. Hay mucha población venezolana y drogadicción”, recalcó.

Le puede interesar  La serie ‘El robo del siglo’ ya está disponible en Netflix

El inspector también hizo referencia a la invasión que han tenido las sabanas comunales por la presencia de la población venezolana. “El tema de las sabanas comunales es muy importante, desde las anteriores administraciones venimos con esta situación, y es que la están invadiendo. Muchos calanchines del pueblo se prestan junto con los habitantes de la población venezolana para invadir las sabanas comunales que son el patrimonio del pueblo. Hemos denunciado ante las entidades competentes”.

Quintero finalizó diciendo la necesidad que pasan personas en el pueblo por la falta del servicio de agua y hasta el momento de la redacción de esta noticia llevaban 12 días sin ver el preciado líquido.

Compromisos que quedaron en la deriva

Escuela de Las Casitas

Durante el mes de febrero el secretario de gobierno Luis Enrique Galvis, sostuvo una reunión con miembros del corregimiento de Guacoche. Encuentro donde se comprometió a ejercer estrategias que dieran mayor resultado en materia de seguridad. El funcionario de la administración dijo en ese entonces: “vinimos a atender el llamado de la comunidad, procediendo con el compromiso que hemos adquirido con los ciudadanos para darle soluciones a las dificultades, a las que están expuestos e informarles que hemos logrado la presencia de la Policía Nacional y el Ejército Nacional en toda el área. Hemos realizado un matrimonio institucional porque pondremos orden y con la presencia de las autoridades judiciales lograremos controlar las acciones delictivas”. Sin embargo, las palabras de Galvis se quedaron en ‘sólo promesas’ como la canción.

Así lo demuestra el ejemplo de más de tres hurtos que se han presentado en el colegio de Las Casitas. La comunidad ha exigido seguridad, agua potable y salud. La Calle dialogó con el presidente de la Junta de Acción comunal de la vereda, Fernando Oliveros, quien contó de manera detallada los hurtos que se han presentado en el lugar y los llamados que han efectuado a la administración municipal, pero estos han sido ignorados.

“Violentaron la puerta del colegio Milciades Cantillo sedes Las Casitas, donde se robaron dos vídeos beam y un computador, no es la primera vez que pasa, con estas son tres veces que roban aquí. Este es un colegio que cuenta con 210 estudiantes, un colegio que no tiene vigilancia, se le ha pedido a la administración, y se le hizo el llamado al alcalde de Valledupar por medio del secretario Iván Bolaño y al inicio de la administración y se asume que estábamos en pandemia, pero mire lo que pasa. Un colegio que ha sido prácticamente olvidado, un colegio que no cuenta en estos momentos en muchos factores dentro de ellos el internet. Se le hace llamado al secretario de Gobierno Luis Galvis, a quien se le pasan notificaciones de los robos y la drogadicción que lo que ha causado en daño aquí en Las Casitas. No ha sido posible la comunicación con el secretario de gobierno, Las Casitas ha sido un tema muy álgido”, indicó el líder comunal.

El presidente no tuvo ‘pelos en la lengua’ y criticó de frente el actuar de Galvis al frente de una sectorial tan importante como lo es Gobierno. Este llamado lo hago porque la inseguridad en Las Casitas está nefasta… deseamos que nos mire nuevamente como alcalde y que sé que tiene la disponibilidad, pero a veces un mal asesoramiento es fatal para una administración”, dijo.

Le puede interesar  Se registraron 167 nuevos casos de Covid-19 en el Cesar

publicidad

publicidad