publicidad

publicidad

Si el Halloween se disfrazara de cultura

Por: Eduardo L. Gullozo

El 31 de octubre de 1517, un monje de la orden de los agustinos, se dirigía muy campantemente a la catedral de Wittenberg – Alemania, sin más intención que hacer ejercicio de la teología y proponer un debate sobre ciertos aspectos que consideraba sin fundamentos. Lo que este monje no sabía era la magnitud de lo que su “cándida” propuesta generaría en la institución religiosa y política más grande de la historia, al punto de que, lo que vendría después, sería la única fuerza capaz de frenar la tiranía de un imperio que gobernaba con terror usando el estandarte de Dios. Hasta el sol de hoy, aun se oyen clavar en las puertas de madera de la catedral de Wittenberg, las 95 tesis que dieron origen no solo al movimiento de la reforma protestante, sino también a la antesala del movimiento intelectual más grande de la historia: el renacimiento humanista.

Comúnmente para estas fechas de octubre se celebra el Halloween, algo que se hace más por intereses comerciales y por moda que por cultura e historia. Históricamente para estas fechas se dio lo que conocemos como la reforma protestante, un movimiento que reformó al cristianismo y se opuse al gobierno tirano del imperio más grande que impuso la iglesia católica para el medioevo. Sin embargo, hablar de la reforma protestante es hablar inevitablemente de la espada que los reformadores utilizaron para luchar sus guerras conta la opresión de la iglesia, y esa espada es la Biblia:

  • La Biblia fue escrita por más de 44 escritores, cada uno de ellos de épocas diferentes, de profesiones diferentes, algunos de culturas diferentes, y de diferentes oficios, entre ellos hay: juristas, sacerdotes, profetas, reyes, sabios, médicos, pastores, generales, oficiales de guerra, pescadores y escritores de profesión. Cada uno de estos escritores, a pesar de sus diferencias históricas y sociales, escribieron guiados como por una misma inspiración;
  • la Biblia fue escrita en diferentes géneros literarios, como, por ejemplo: leyes, biografías, historias, poesías, apologías, sapienciales, profecías y epístolas.
  • El periodo de escritura de los manuscritos originales de la Biblia fue un tiempo de aproximadamente de 1700 años, desde el Génesis hasta el apocalipsis hay una brecha de tiempo lo bastante larga como para generar discrepancias entre la descripción de los hechos que narra, sin embargo, la Biblia es la fuente a la que acude la arqueología contemporánea para conocer la historia del pasado de esas culturas, comprobando así los lugares y objetos que encuentran en sus excavaciones, y uno de estos grandes descubrimientos fueron los manuscritos del mar muerto en las cuevas del Qumrán.
  • La Biblia ha sobrevivo al paso de los años y al olvido de las mentes, ha sobrevivido al intento de reyes y gobernantes por erradicar sus paginas de la historia humana, desde Antíoco IV Epifanes hasta los más despiadados emperadores romanos. Voltaire, el satírico filósofo francés, afirmó que en cien años más si se hallara una Biblia sería solo como pieza de museo, pero a solo 50 años de su muerte su misma casa era el depósito de una sociedad Bíblica y en su propia imprenta se imprimían centenares de Biblias, ¡Qué ironía!

La Biblia ha motivado a grandes líderes a gobernar con rectitud y que el cetro de su reinado sea la justicia. De la Biblia han nacido los más grandes ideales filantrópicos, han nacido instituciones públicas que buscan ayudar al desamparado, como, por ejemplo: la cruz roja, los orfanatos, los ancianitos y muchas organizaciones internacionales de derechos humanos. La Biblia ha generado desacuerdos, ha llevado a las mentes más brillantes a cuestionar su contenido, impulsando de esa manera los aires del renacimiento humanista. Por causa de una Biblia muchísimas personas han muerto, como fue el caso de Julián Hernández, que fue llevado a la hoguera por la inquisición por el delito de contrabando de Biblias traducidas al español. Y si cuento la historia de todos los que murieron para que la Biblia llegara a nuestro idioma, no alcanzarían las paginas de esta columna.

Por el sacrificio de quienes murieron para que fuese posible tener una Biblia en vernáculo, por ser parte incuestionable de la historia de la humanidad, por ser el libro más leído, distribuido y el que más tiempo tiene en circulación, por su contenido e inspiración, por su inerrancia y porque nunca pasa de moda, por eso y muchas cosas más, las sociedades Bíblicas conmemoran en estas fechas del 31 de octubre como el día de la Biblia. “La Biblia no es cualquier libro, la Biblia es el libro por antonomasia.”

 

publicidad

publicidad