publicidad

publicidad

Valiéndose del virus, en Curumaní el alcalde estaría haciendo ‘ochas y panochas’

Parece que a más de un alcalde en el Cesar se le ha ido las luces con los contratos para atender la emergencia sanitaria generado por Covid-19. Este es el caso del alcalde de Curumaní Henry Chancón, quien pidió una disponibilidad presupuestal al municipio para ejecutar un contrato por más de $75 millones y realizar otras contrataciones valiéndose del decreto de calamidad pública.

El 20 marzo del presente año, el alcalde de Curumaní, Henry Chacón Amaya, efectuó una solicitud presupuestal mediante la secretaría de Salud para ejecutar un contrato por $75.515.020 para la “adquisición de productos de limpieza, desinfección  y aseo, así como equipos y dispositivos de tecnologías en salud con destino al hospital Cristian Moreno Pallares para garantizar la continua prestación de los servicios de la salud con ocasión de la situación epidemiológica causada por el Covid-19 en el municipio de Curumaní”.

Semanario La Calle dialogó con un ciudadano conocedor de esta situación en Curumaní, quien pidió discreción con su nombre y cuestionó algunas de las decisiones tomadas por el alcalde en Curumaní desde la contratación del personal. “Aquí lo que vemos es el alcalde desaforado en conseguir dinero como sea, desde su inicio realiza nombramientos en las distintas secretarías a muchachos recién graduados, sin ninguna experiencia en el cargo, para poderlos manejar y le firmen todo lo que le pidan, así trae una cantidad de asesores con el que ya pasa de mil millones estos contratos, con ello paga favores políticos, que para nadie es un secreto que con su elección tiene empeñada la alcaldía a sus financiadores”.

Le puede interesar  En Curumaní hasta la ropa de los patios se la están llevando los ladrones

Además, la fuente aseguró que existen sobrecostos en los contratos de alimentos para la ayuda humanitaria durante la emergencia sanitaria en Curumaní. “Igualmente aprovechando la oportunidad de la pandemia para hacer ocha y ponacha con el presupuesto, con el contrato de los mercados tienen un sobre costo, 2000 mercados por 253 millones salen cada uno a 126.600, cuando según investigación lo que entregan no supera los 50.000 pesos. También declaró todos los estados de excepción, estado de emergencia con el decreto 92,93 y 100, a urgencia manifiesta decreto 98 y La calamidad pública con los decretos 97 y 107, estos últimos aprovecha que hubo un huracán en el corregimiento de Santa Isabel, donde se cayeron unos techos de unas casas, y declaró la calamidad pública en todo el Municipio para contratar como le dé la gana, contratos de suministro de productos de aseo para la alcaldía por 75 millones, y muchos más”.

A pesar de la situación contractual que envuelve este municipio de Curumaní, las personas del sector siguen quejándose por la falta del servicio de agua en medio de la situación tan critica que vive el departamento y el país ante el confinamiento. Según la fuente que contactó La Calle, la empresa de servicios públicos del municipio ACUACUR funcionaría como la “caja menor” del mandatario. Sin embargo, ante la precaria situación según el denunciante el alcalde ejecutó un contrato por 45 millones para la circulación de dos carro tanques que llevaran agua al municipio. Según se dice en el municipio, estos vehículos serían de propiedad de una prima del alcalde: “Tiene a la empresa de ACUACUR como su caja menor, estamos en racionamiento desde el año pasado y no se pronuncia en nada, empezamos en dos días y ya estamos en cinco días y no aparece solución”, dijo el denunciante.

Le puede interesar  En Curumaní hasta la ropa de los patios se la están llevando los ladrones

Situación del Covid-19 en Curumaní

En el departamento del Cesar se han registrado más de 50 casos positivos para Covid-19. Sin embargo, en el municipio de Curumaní aún no se ha registrado el primer caso para coronavirus. Las medidas expuestas por el gobierno no están siendo cumplidas a cabalidad por los ciudadanos de este municipio a razón de que muchas se mantienen por fuera de sus casas y las autoridades no ejercen los controles necesarios.

“Hasta ahora gracias a Dios no se ha encontrado ningún infectado en el municipio, entonces eso hace que pareciera que está manejando bien el tema, pero esto es un desorden porque la gente está en la calle como si no pasara nada, no se ejerce control, pero lo que se ve es la cantidad de camionetas lujosas de los contratistas hasta tarde de la noche en la alcaldía”, dijo un habitante de este municipio.

 

publicidad

publicidad