publicidad

publicidad

Valledupar está sitiada por la inseguridad

En Valledupar los delincuentes si trabajan, de sol a sol, sin descanso y van un paso adelante de las autoridades, así lo demuestran los recientes robos de película y el actuar de bandas de ladrones que ya comprobaron lo fácil que es violar los sistemas de acceso y vigilancia en los centros comerciales, mientras que el hurto a personas ya es incontable. ¿Dónde quedó la ‘Seguridad para Todos’ con la que enamoró el alcalde Mello Castro?, no se sabe.

¿Cuál otro robo falta para ver en acción a la Policía Metropolitana de Valledupar y cuerpos investigativos con medidas contundentes combatiendo la inseguridad que azota con modalidades nunca antes vistas?, toda vez que una de las apuestas bandera del alcalde Mello Castro en plena campaña electoral era que al llegar a la silla del despacho iba a poner en marcha el plan maestro de seguridad con el fortalecimiento de la Policía, despliegue de 500 soldados del Ejército Nacional, y la ampliación del número de cámaras de seguridad pasando de 368 activas a 1.000; promesa incumplida al día de hoy donde solo hay 400 agentes en 26 cuadrantes y 11 Comandos de Atención Inmediata (CAI) para los más de 175 barrios que hoy tiene Valledupar y su zona corregimental.

Más de 200 ‘cámaras de lujo´ bajo un contrato de mantenimiento y recuperación, dado que nunca ha funcionado ni el 5% de este sistema tecnológico, ni hablar de las alarmas comunitarias que hoy son aparatos obsoletos en casas de los líderes comunales. Es decir, a la hora de buscar los registros de un delito no hay nada, solo el susto que vivió la víctima, el despojo de sus pertenencias y la fugaz huida de los delincuentes que vieron los testigos del hecho.

Y la ‘paloterapia’ se convirtió en la escena que se repite a diario en las esquinas de Valledupar, y es promocionada en diferentes redes sociales, un ladrón retenido en flagrancia por la comunidad y golpeado brutalmente hasta dejarlo inconsciente, horas después llega una patrulla dado que no hay reacción inmediata, lo que deja en evidencia que no hay inteligencia artificial y un componente humano a la altura para combatir la ola de delincuencia que azota la capital del Cesar.

Por parte de la Secretaría de Gobierno, en cabeza de Luis Enrique Galvis, “la estrategia está dando resultados” y rechaza los hurtos millonarios a establecimientos comerciales por bandas de ladrones con un particular modus operandi, hechos de los que días después no se conoce mayor avance investigativo, Galvis indicó a este medio que presentarían “una carta de intención al comando de Policía del Cesar para subsidiar becas de ingreso a unos nuevos policías que tengan exclusividad en nuestro municipio, además de incrementar los ojos tecnológicos a través de la vinculación de cámaras privadas de negocios y residencias, registrándolas en un sistema público de vigilancia”. Pero el mensaje y clamor de la ciudadanía es claro si la estrategia no funciona… ¡hay que cambiarla!, pero al parecer falta mando y control.

Le puede interesar  Ni Peter Manjarres se salva de la delincuencia en Valledupar

Al indagar con el Concejo Municipal para conocer qué ha hecho por la seguridad de los vallenatos, aseguran que, nuevamente, es hora de apretar a la Policía como sucedió hace dos meses en aquel enfrentamiento entre el alcalde y el coronel, muy a pesar de que las acciones solo hayan durado menos del mes. Además, Manuel Gutiérrez, presidente de la Corporación, manifestó que lo que proponen, como la implementación de CAI Móviles, más puntos de control y otras acciones, no han tenido oídos; lo que una vez más confirma que la Policía del Cesar, y el Mayor Elkin Peñaloza desde la Estación de Valledupar funcionan independientemente a las políticas de la administración, y el Concejo en ese divorcio guarda silencio.

Nadie se siente seguro en Valledupar

Jesús Silva.

El sector comercio, si bien está superando los estragos del Covid-19, la otra pandemia que no permite la recuperación económica en Valledupar es la inseguridad, los ladrones se visten de clientes y en cuestión de segundos se llevan lo producido y artículos de la tienda. Este es el sentir de propietarios y trabajadores de tiendas comerciales en la zona céntrica, “al alcalde de la ciudad quisiera decirle que en vez de tener tantos Policías quitando motos a los mototaxistas, debería implementar un mejor esquema de seguridad aquí en el centro del valle, aquí en nuestro local, hemos sido víctimas de robo, la seguridad aquí es nula, se necesitan policías a pie, patrullando, vigilando la zona”, manifestó Jesús Silva.

Angie Paola Diaz

“El comercio es uno de los ámbitos más golpeados por la inseguridad, podemos hablar palpablemente, hemos sido víctimas de hurto por habitantes de calle y personas externas, le pedimos al alcalde, a las autoridades, apoyo para este tiempo de diciembre que se acerca la temporada y aumenta el flujo de personas en el centro de la ciudad”, dijo Angie Paola Diaz en su enfático llamado.

Glorys María.

“Aquí han incrementado los robos, los atracos, la Policía la ve uno pendiente a las motos, no dejan trabajar al que está trabajando, eso es lo que se vive diario aquí en el valle”, acotó la señora Glorys María.

Le puede interesar  Los taxistas de Valledupar ya no pueden con la inseguridad
Juan Blanchar

Juan Blanchar, indicó a este medio, “hemos sido testigos del vandalismo, ya en los almacenes, centros comerciales roban, eso nunca se había visto y preocupa, al alcalde que dejen de estar persiguiendo motos, nosotros también necesitamos seguridad, peligran nuestros locales comerciales”.

Luis Galvis, secretario de Gobierno

Nadie se siente seguro en Valledupar y lo que hay es miedo en las calles, “lo institucional debe cumplirse, pero también se necesita autoseguridad y responsabilidad del ciudadano”, asegura Luis Galvis, secretario de Gobierno, pero, aunque los habitantes toman medidas, ya no son suficientes, la inseguridad se le salió de las manos a la actual administración y las víctimas también resultan lesionados por no llevar nada y hacerle perder el tiempo al ladrón.

Si en la ciudad llueve por los corregimientos no escampa, dado que hoy se encuentran huérfanos y los puestos de control que vigilarían las carreteras solo demoran una semana, ejemplo de ello son los que ubicaban en el puente Hurtado y la Ye de los corazones que han desaparecido, y los habitantes siguen en su reclamo a mayor presencia de la fuerza pública dado que foráneos llegan comenten el delito y se van.

Los policías detrás de las camabajas

Mientras los ladrones hacen de las suyas, la Policía anda tras los motociclistas.

Mientras los delincuentes hacen de las suyas, agentes azules y verdes están ocupados escoltando al temible monstruo y rentable negocio con el Tránsito de Valledupar que donde llega rompe el bolsillo de los conductores, y así es como andan 10 patrullas con 20 uniformados en retenes de oportunidad inmovilizando motos y vehículos. Han pasado varias crecientes y el río Guatapurí aún espera las llaves que serían tiradas para poner fin a esta problemática que azota a la ciudadanía cuando no hay fuentes de empleo y un transporte público digno.

La inversión de 6.000 millones de pesos que hizo el Ministerio del Interior en enero del 2021, dejando a Valledupar 93 motos y carros nuevos no se ha visto. Si bien es cierto que en materia de seguridad cuesta lograr un 100% de satisfacción, y no es posible tener un policía para cada ciudadano, la estrategia está fallando y seguirá así hasta la llegada de un nuevo comandante como ha sido el circulo vicioso durante los últimos años, en la comodidad y negligencia de estos, el que sufre es el pueblo vallenato.

publicidad

publicidad