publicidad

publicidad

Victoria absoluta de Colombia en caso de Electricaribe

Una demanda del accionista mayoritario de Electricaribe pretendía que Colombia pagara $4.8 billones de pesos.

Según indicó el director de la Andje, este argumento fue desestimado en el proceso por el tribunal de arbitramento. “Presentamos muchas pruebas de cómo el inversionista debió hacer la debida diligencia sobre esta materia. El inversionista debió tomar medidas para que esto no sucediera y la principal medida era, precisamente, prestar un buen servicio”, dijo Camilo Gómez.

Además, reveló que, entre otras cosas, el tribunal “ratificó que el proceso sancionatorio y las decisiones que tomó Colombia en su momento fueron de buena fe”.

Las demandas que enfrentaba Colombia sumaban alrededor de $18 billones y esta, por el caso Electricaribe, era la más cuantiosa de todas. Sus pretensiones eran casi la tercera parte de la sumatoria, de allí que el director Camilo Gómez expresara una alegría por billones que, tras cuatro años, se ahorró el Estado.

  • “Vendrán otros laudos en los que somos optimistas: América móvil, los hermanos Carrizosa, la anulación del caso Glencore y otra más sobre el páramo de Santurbán”, añadió Gómez.

El pleito entre Colombia y Naturgy es de vieja data. La compañía española era la máxima accionista de Electricaribe, el operador eléctrico del norte del país que se hizo una triste fama por su pésimo servicio y costos elevados. En 2016, el Gobierno del entonces presidente, Juan Manuel Santos, decidió tomar control de esa empresa y comenzar su liquidación, a lo que los españoles respondieron con la amenaza de acudir a un tribunal de arbitramento. Y es que, a ojos de Naturgy, los múltiples y permanentes problemas que tuvo Electricaribe fueron culpa del Estado.

Naturgy contraatacó llevando el tema ante árbitros de la Cnudmi en 2017 y, con el argumento de que los clientes de electricidad en el Caribe pirateaban las redes ante la mirada pasiva de las autoridades, buscó lavarse las manos. La empresa española demostró, por ejemplo, que los usuarios tenían demoras injustificadas en el pago del servicio y dijo que Electricaribe era víctima de acciones violentas azuzadas por funcionarios colombianos. A manera de ejemplo, citó declaraciones del exalcalde de Barranquilla, Alex Char, quien dijo en una protesta de 2016: “Quiero tirar piedra en las manifestaciones contra Electricaribe”.

Sin embargo, un tribunal de arbitramento rechazó todas las pretensiones de la demanda y ratificó, en buena medida, las sanciones que impuso el Gobierno contra la extinta empresa de electricidad.

publicidad

publicidad