publicidad

publicidad

Zarwawiko Torres sigue firme como cabildo Gobernador

Después de una serie de movimientos realizados por los contradictores del cabildo gobernador del pueblo Arhuaco, Zarwawiko Torres, durante las últimas horas para destronarlo del cargo, el Ministerio del Interior sigue dejando en firme dicha designación, así se puede establecer a través de un certificado que se puede consultar a través de la página de la entidad.

A pesar de los extensos diálogos que se han llevado a cabo en Nabusímake, con la participación de autoridades de los cuatro centros (Nabusimake, Yewrwa, Simunurwa y Gun Aruwun), el gobierno arhuaco anterior afirman que sólo se retirarán con la renuncia del actual Gobernador Zarwawiko Torres.

Recuérdese que en la Asamblea General del Pueblo Arhuaco, realizada en Nabusimake, capital espiritual y cultural arhuaca, entre los días 7 y 11 de agosto de 2020, fue elegido y posesionado el actual Cabildo Gobernador Zarwawiko Torres Torres. Esta Asamblea General ordinaria contó con la participación de autoridades de todos los asentamientos del Resguardo Arhuaco de la Sierra Nevada, Autoridades Mayores (Sakuku Achunha) y mamus de las cuatro Kunkurwas Mayores.

Los que quiere seguir en el poder

Leonor Zalabata – Danilo Villafaña – Gelver Zapata

Pese a ello, tres sectores se han unido para protestar en Nabusimake contra el gobernador Zarwawiko Torres. El primer sector es el liderado por el anterior gobernador José María Arroyo, y su equipo Leonor Zalabata, Rubiel Zalabata y Hermes Torres, quienes a pesar de haber perdido todo el respaldo de las comunidades del Resguardo Arhuaco de la Sierra, pretendían a toda costa seguir en el poder, y a pesar de que en este momento no representan ninguna comunidad ahora buscan a toda costa sacar del cargo a Zarwawiko Torres.

Este sector ha sido el que de manera permanente ha interpuesto múltiples recursos ante el sistema judicial denunciando posibles irregularidades, sin haber obtenido ningún resultado favorable a sus pretensiones.

El segundo sector es el liderado por Iván Torres y las comunidades de Mamarwa y Gunchukwa (ubicadas en la zona de ampliación del Resguardo Arhuaco), quienes pretendían registrarse como Gobernador del Resguardo Businchama sin contar con el apoyo de la población que habita dentro del mencionado resguardo, y fue precisamente esta población la que bloqueo el registro de Iván Torres.

El tercer sector es el liderado por Danilo Villafaña, quien se autonombró como Gobernador Arhuaco Magdalena y Guajira, a pesar de que la Dirección de Asuntos Indígena (Rom y Minorías) lo registró nada mas como Gobernador Arhuaco del sector dentro del Resguardo Kogui Malayo, estos protestan por quedarse con la parte del Resguardo Arhuaco de la Sierra ubicado sobre el Magdalena.

Es normal que estos tres sectores protesten juntos en Nabusimake, toda vez que fue el ex Gobernador José María Arroyo quien les permitió armar rancho aparte a esos otros dos sectores. El anterior gobernador Rogelio Mejía le entregó a Arroyo un solo gobierno, sobre todo el territorio ancestral Arhuaco, y Arroyo dejó un Pueblo Arhuaco dividido en tres gobiernos, esta situación es lo que tiene encendida las protestas en Nabusimake.

La presencia en Nabusimake de las personas que protestan desde hace siete meses ha provocado presión y alteración del orden social, incluso yendo en contra de las mismas autoridades del lugar, las cuales se han visto obligadas a bajar a pie a la ciudad de Valledupar, y buscar el apoyo de las autoridades arhuacas de las otras comunidades.

La persecución contra el gobernador Zarwawiko

El pasado 3 de septiembre se realizó la movilización en defensa de la Jurisdicción  Especial Indígena.

Las protestas en Nabusimake, tienen un capítulo adicional en el acoso judicial del que esta siendo víctima el Gobernador Zarwawiko Torres, denuncias dirigidas a Ministerio del Interior, Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo, cinco acciones de tutelas, y ahora una denuncia penal que provocó que la Fiscalía General desconocieran el carácter de Autoridades Indígenas y sus facultades jurisdiccionales, lo cual generó una reacción de las Autoridades y mujeres de las comunidades arhuacas, quienes hicieron presencia en Valledupar el 3 de septiembre en un multitudinaria manifestación pacífica pidiendo respeto por su autonomía en el gobierno y justicia propia.

Quien aparece como denunciante ante la Fiscalía es el ex gobernador José María Arroyo Izquierdo, pero a través de un audio ampliamente difundido por WhatsApp, Leonor Zalabata Torres señala ser la autora intelectual de la denuncia, quien está utilizando este proceso como una estrategia jurídica con fines políticos, para lograr inhabilitar a Torres, a través de una medida de aseguramiento por un presunto fraude procesal.

Leonor Zalabata busca desesperadamente recuperar el puesto de Comisionada de Derechos Humanos del Pueblo Arhuaco que ocupó por 25 años; y al parecer, los contratos y convenios que se canalizaban por este espacio le generaban los ingresos de ella, y otros miembros de su familia. Otro de los lideres visibles de la protesta es Gelver Zapata, quien por 20 años manejó los negocios de compra de tierra y consultas previas, las autoridades Arhuacas están recolectando testimonios de las personas que le habrían entregado coimas a Zapata para interponer una denuncia penal contra esta persona sino decide atender el llamado de la Justicia Indígena.

Reconocidos penalistas que escucharon los cargos expuestos por el Fiscal Gentil de León en la audiencia del pasado 31 de agosto de 2021, manifiestan que los hechos por los que Torres fue imputado no serán suficientes para llegar a una condena, toda vez que los hechos referidos por el fiscal definitivamente no corresponden al conocimiento del sistema ordinario, esto implica que ningún juez del sistema ordinario es competente para valorar la legalidad o ilegalidad de lo que pudo haber ocurrido.

Acompañado de los alcaldes de Valledupar y Pueblo Bello, entre otros, el gobernador del Pueblo Arhuaco, Zarwawiko Torres, tomó posesión de su cargo en septiembre del año pasado.

La lucha por la investidura de Cabildo Gobernador está para alquilar balcón, y la estrategia para correrle la butaca a Zarwawiko Torres no tiene nada que envidiarle a lo que hacen los políticos tradicionales al recurrir a cualquier estrategia, por reprochable que parezca, como la denuncia penal, o como poner a periodistas reconocidos a denunciar hechos en contra de Torres, para generar ante la opinión pública externa al ámbito arhuaco un clima de ilegitimidad en la elección de Zarwawiko Torres como Cabildo Gobernador del Pueblo Arhuaco. Eso sí, hay que admitir que Torres se ha mantenido en el poder porque al interior del pueblo Arhuaco cuenta con el apoyo de la mayoría de las Autoridades, y goza de un amplio respaldo, que se vio reflejado el pasado 3 de septiembre en la movilización en defensa de la Jurisdicción Especial Indígena.

publicidad

publicidad