publicidad

publicidad

Días de luto en el periodismo del Cesar

El periodismo cesarense está de luto por la muerte de dos de sus grandes maestros:  José Luis Parada y Víctor Cobo Solano, quienes dedicaron su vida a la reportería y crónica deportiva.

Preocupados, pero resignados por la voluntad divina y circunstancias de una pandemia, se muestra el gremio de periodistas cada vez que una voz ha sido silenciada por la muerte. El pasado 20 de abril se conoció el deceso de Víctor Cobo Solano, y en menos de 7 días, el 26 de abril, se acabó la vida de José Luis Parada, conocido cariñosamente como ‘El Gordo’.

Víctor Cobo Solano

Comunicador social y periodista de la Universidad Autónoma del Caribe, quien, desde medios radiales como Ondas de Macondo, Radio Guatapurí y RCN Radio, reportó cada jugada en el deporte nacional y del Cesar; era llamado por los más jóvenes como ‘la lámpara’ en su especialidad y es recordado por su pasión a la disciplina del ajedrez. Sin duda, fue quien le dio valor al periodismo deportivo en medios locales.

Le puede interesar  Nueva vacuna colombiana contra el Covid-19

Un hombre fuerte, con dominio del conocimiento y la palabra que hace pocos años se había alejado de los medios para dedicarse a otras actividades comerciales y sus emprendimientos; últimamente estaba dedicado a la transmisión de la palabra de Dios siendo pastor de una iglesia en San Diego, Cesar. Pero nunca dejo de ser líder el gremio periodístico radial. Lamentablemente, el coronavirus le ganó el partido.

José Luis Parada

Otro de los grandes bastiones del periodismo en esta región se ha ido, sus colegas recuerdan su paso como fundador y gestor de la Asociación de Periodistas del Cesar, y sus narraciones quedaron registradas en los micrófonos de La Voz del Cañaguate, Radio Guatapurí y otros medios.

Nubia Mejía, colega y gran amiga del difunto, cuenta que «su talento era impresionante de La Voz del Cesar pasó a Radio Guatapurí y luego fue publicista en la emisora. Más tarde, entró a formar parte en el programa Monitor Deportivo. Con grandes deseos de superación personal fue locutor y cronista deportivo” hasta sus últimos días.

Falleció producto de un infarto, en una clínica de Valledupar, al parecer venía presentando un cuadro gripal desde hacía varios días, se le había practicado la prueba para Covid-19 y esperaba por los resultados. Este medio conoció que ya había recibido la primera dosis contra el virus. Su cuerpo está siendo velado en la Funeraria Recordar de Valledupar.

Le puede interesar  Se cumplen 29 años sin Rafael Orozco

Son muchos los mensajes de solidaridad entre el gremio periodístico, cuyos miembros lamentan las inesperadas partidas de estos emblemáticos recordados como excelentes amigos y colegas.

Semanario La Calle lamenta el fallecimiento de estos ilustres cesarenses y maestros del periodismo deportivo, junto a la ausencia dejan un gran legado a las nuevas generaciones.

Nuestras más sinceras condolencias a sus familias y amigos en este duelo. Q.E.P.D

publicidad

publicidad